Internacionales

Al fondo español del agua le queda mucho por recorrer en Latinoamérica

(EFE).- El Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS) es uno de los programas clave de la cooperación española en América Latina y Caribe y aunque resta menos del 30 % por ejecutar todavía no se puede hablar de un final del proyecto, afirmó la directora del organismo, Carmen Jover.

“Yo creo que no debemos hablar del final del fondo del agua; creo que le queda mucho recorrido por delante”, aseveró Jover en una entrevista con Efe en La Paz, donde estuvo estos días para visitar los proyectos financiados en poblaciones andinas.

El fondo, que fue creado en 2007, logró acumular recursos hasta los 1.350 millones de dólares en 18 países de la región, a través de 67 programas, según resaltó la funcionaria española.

En algunos países, los proyectos financiados están en su último momento, como es el caso de Bolivia, que es la segunda nación que más fondos ha recibido del programa, pero Jover aseveró que siguen “en diálogo constante” y planificando “nuevas intervenciones”.

“Con algún instrumento o con otro, creo que todavía queda unos cuantos años para trabajar”, insiste esta licenciada en Derecho, refiriéndose a nuevas formas de financiación de la cooperación como son las colaboraciones con la Unión Europea para lanzar proyectos, la “cooperación reembolsable” o los programas de canje de deuda.

En algunos países los programas del FCAS finalizan este año, en otros lo harán el 2021, con resultados destacables.

“En primer lugar el objetivo de que al menos tres millones de personas en la región pueden hacer efectivo su derecho al agua y al saneamiento”, resaltó Jover y agregó: “y un segundo resultado es haber ayudado a colocar el agua y el saneamiento en estas zonas más frágiles en la agenda política de la región”.

El programa ha hecho un esfuerzo especial en centrarse en zonas no urbanas de la región porque es donde más se muestran las inequidades en el acceso a los servicios de agua y saneamiento.

El fondo nació como un acompañamiento a los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas de garantizar el acceso al agua al 50 % de la población, pero quiso ir más allá y centrarse en el trabajo en las zonas periurbanas y rurales.

La directora del FCAS dijo que en algunos casos, como “el de Bolivia, por su apuesta por el sector desde el mismo enfoque de derechos humanos”, el trabajo ha sido “especialmente fácil”.

En otros países “ha sido diferente” y ha habido que “dedicar un poco más de rato por unos y por otros a intercambiar nuestros puntos de vista”, agregó, aunque en general, de manera inmediata, todos los gobiernos tienen como prioridad el agua y el saneamiento.

Si volviera a empezar, según reconoció, haría más énfasis “en toda la parte de planificación que es determinante” y en la “gestión integral del recurso hídrico”, que tiene mucho impacto en otros ámbitos como la educación o la salud.

Aunque, Jover cree que aún están a tiempo de cambiar este hecho y en este sentido destaca los programas de gestión integral del recurso hídrico en Uruguay y El Salvador.

También admitió que “quizás hubiera trabajado más en el ámbito de género desde el primer momento, desde el día uno”.

Porque a pesar de que la cooperación española tiene como distintivo la “transversalización de género”, consideró que en los programas de agua es importante ver a la mujer no solo como aquella que permite una mayor sostenibilidad de los sistemas mediante su participación en comités de agua, sino como una titular de derechos para intervenir en el proceso desde las obras hasta en esos comités.

En los últimos presupuestos, el gobierno español autorizó operaciones desde el fondo por valor de hasta 35 millones de euros, pero lo cierto es que la ayuda española en cooperación no es la que era en 2007 y las fórmulas de ayuda son muy diferentes.

“Es verdad que en este momento no se están dando fondos de donación, sino a través de los presupuestos generales del Estado lo que se dan son fondos reembolsables”, relató Jover, al admitir que “los montos de cooperación son muy limitados”.

Confió en que esa situación “vaya remontando con los ritmos que sea posible, pero desde luego creo que queda mucho por hacer”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top