Inmigración

Conductor causante de accidente con 13 muertos en Texas llevaba marihuana

(EFEUSA).- El conductor de la camioneta que causó el accidente en el que murieron 13 personas en Texas a finales de marzo llevaba marihuana en el vehículo en el momento del choque y había tomado medicamentos que provocan somnolencia, según registros procesales hechos públicos hoy.

Estas dos circunstancias se unen al hecho de que el propio conductor, Jack Young, estaba mandando mensajes de texto con su teléfono cuando se produjo el choque, según él mismo confirmó a un testigo momentos después del accidente.

Los nuevos detalles revelados hoy sobre la condición del conductor de veinte años antes del choque aparecen en dos declaraciones juradas en apoyo a las órdenes de registro presentadas por el Departamento de Seguridad Pública (DPS, en sus siglas en inglés) de Texas y una petición del fiscal del distrito.

El diario local San Antonio-Express News reportó que Young informó después del accidente que había consumido dos pastillas de Clonazepam y las formas genéricas de los medicamentos Ambien y Lexapro, según los documentos conocidos hoy, que también revelaron que el joven estaba en posesión de marihuana.

Un testigo apuntó también que el conductor condujo de forma errática durante quince minutos antes del choque, invadiendo en varias ocasiones el carril contrario a velocidades superiores a las 80 millas por hora (120 kilómetros por hora).

Dicho testigo aseguró que vio el accidente en directo y que tras intentar atender al conductor del autobús, que falleció en el acto, pudo hablar con el conductor de la camioneta.

“Él dijo, ‘lo siento, lo siento, estaba enviando mensajes de texto.’ Le dije: ‘Hijo, ¿sabes lo que acabas de hacer?’ A lo que contestó: ‘Lo siento. Lo siento'”, señaló el testigo.

En el lugar del choque fallecieron el conductor del autobús, que era maestro retirado, así como once de sus pasajeros, mientras que los otros dos ocupantes fueron trasladados vía aérea a dos hospitales de San Antonio, dónde uno de ellos murió más tarde.

El autobús llevaba a bordo a trece feligreses de la Primera Iglesia Baptista de New Branfels (Texas), además del conductor, en el momento de la colisión frontal con la camioneta.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top