Entretenimiento

De Cocula es el Mariachi

mariachi

Francisco Castellanos J.

Lleno de color, música y arraigo en sus costumbres, este municipio se convierte en un destino jalisciense con magia

COCULA, JALISCO, agosto 21.– Cocula (en náhuatl: Cocollán, ‘lugar ondulado’).  Es una ciudad y municipio en el estado mexicano de Jalisco. Se encuentra a 56 km al suroeste de Guadalajara, en México la autopista 80.  Se encuentra a una altura de 1350 m. Según el censo de 2010, [1] la población del municipio era 53,384 con 40,176 habitantes que viven en la cabecera. Otras poblaciones importantes en el municipio son Cofradía de la Luz, La Sauceda, y Santa Teresa.

La ciudad es mejor conocida como la “Cuna Mundial del Mariachi”. Este poblado  es catalogado como la “cuna internacional del mariachi”, y es así como toma su principal referente que lo posiciona en el mapa mundial como el municipio responsable de llevar este género musical a donde hoy en día se encuentra.

Plaza

Cocula is a town with history, rooted in its traditions and with a frame of reference that goes back 10 years before the founding of Guadalajara. This place had its main settlements with the Cocas Indians who, emigrated from Tonalá, fell in this place to settle fully in this land, whose name in the coca language means “Place of undulations”, this due to the terrain in which it is located located. “De Cocula is mariachi …”, thus announces an old song that refers to the main historical reference of this municipal seat, where it has been proven that vernacular music was born, the product of years, even decades, of tradition. 

History indicates that upon the arrival of the Spaniards and Franciscans to this region, they settled in the heart of the then Cocolán, where they began to build churches and surround the center of town with stone fences, so that only they could live inside. . With their arrival, and seeing the aptitude of the Indians to make music, they began to import musical instruments such as: guitar, violin and vihuela, which were used to teach the Indians, to play sacred music in the religious celebrations that they carried carried out in their temples, which also had the purpose of evangelizing them. 

Once the daily work of the workers was over, who by the way lived outside the fenced area in places near the municipal seat, among themselves they began to invent a new music with those same instruments, with which they were managing to compose sounds in honor of the tasks, activities and animals of the field. Thus was born what is now an icon of Mexican musical culture, which in its original format only included two violins, a vihuela and a guitarrón, an instrument that was invented by a coculense. 

Transcendental step 

El mariachi hoy en día es conocido en todo el mundo, incluso se pueden encontrar agrupaciones de este género en otros países como Italia, Japón y China, entre otros, pero… ¿cómo logró traspasar barreras para posicionarse de tal manera? 

Porfirio Díaz was the historical figure who set the transcendental guideline to make this type of music known to Mexico and the world. In one of the general’s visits to Jalisco, defeated by the armed forces of Benito Juárez, Díaz arrived in Cocula and heard one of the groups play for the landowners of the time, which left him surprised and allowed, once he was in the power of the presidency of the Republic, to bring the first mariachi to visit Mexico City: El mariachi de Justo Villa, who by the way was also the first to record an album. 

Posteriormente, Porfirio Díaz, tras saber de una visita próxima del secretario de estado de Estados Unidos, pidió a los hacendados de Cocula preparar un mariachi para mostrarle la música de México, con lo cual, se dio pie a evolucionar en la vestimenta de los músicos, pues en lugar de portar calzón y camisa de manta, así como huaraches, les vistieron un traje de charro, botines y un corbatín para sustituir el paliacate. Así fue tomando forma la evolución del mariachi, para llegar hasta donde ahora se encuentra. 

Una birria al estilo Cocula 

Dentro de la gama gastronómica que integra este municipio, sin lugar a dudas se encuentra la birria de chivo, cuyo platillo ha sido tradicional desde tiempos muy remotos.  Su peculiar proceso, en el cual la carne debe ser preparada bajo la tierra con hojas de maguey, ha hecho que Cocula se posicione como el municipio donde se come la mejor birria de Jalisco. 

“Quien vino a Cocula y no comió birria, es como si no hubiese venido”, refiere el profesor e historiador del municipio José Ángel Guardado. “En nuestro pueblo se pude disfrutar de una gran variedad de lugares donde se prepara la mejor birria de Jalisco”, añadió. 

Uno de los lugares más tradicionales y que es procurado por propios y extraños, es la Birriería Wulfrano, que tiene en su haber más de 90 años de dedicarse a la elaboración de este exquisito palto, la cual se localiza a una cuadra de la plaza principal. 

Para visitar 

La historia de Cocula permite que aglutine en su arquitectura ciertos inmuebles que despiertan el interés de los visitantes.  Los templos franciscanos son algunos de ellos, especialmente el templo patronal de San Miguel Arcángel y el templo De la Cruz, el cual se sitúa en lo alto de un cerro, donde se aprecia gran parte del municipio; ambos reflejan en sus fachadas e interior una verdadera postal a la vista. 

Asimismo, si se da un leve recorrido por el pueblo, se puede encontrar con la plaza principal, donde a diario se escucha mediante las bocinas colocadas a lo largo y ancho de ella, música de mariachi, lo que permite un andar de paz, tranquilidad y armonía por el Centro Histórico.  Cocula también ofrece diferentes restaurantes de tipo campestre donde se pude apreciar la música tradicional del pueblo y, además, disfrutar de la comida típica: la birria. Si desea pasar un día de campo, entonces la presa Casa Blanca es el lugar indicado para pasarla de lo mejor, pues se ha acondicionado para ello. 

No puede dejar de visitar el Museo del Mariachi y conocer más a fondo el origen y evolución de este género musical; además podrá apreciar vestigios, documentos e incluso material gráfico de los primeros mariachis de nuestro país. Destaca en este lugar el mural del artista coculense Rafael Ramírez, que ha sido reconocido a nivel internacional por haber pintado el mural más largo del mundo, esto en la ciudad de Los Ángeles, California. 

El postre 

Después de haber degustado un buen plato de birria y haber paseado por los lugares más representativos de Cocula, vale la pena que regrese a casa con un sabor dulce en la boca. Para esto, no puede dejar de visitar la dulcería Don Pedro, donde se fabrican artesanalmente los dulces más deliciosos del pueblo. La variedad es amplia, pues va desde una bolita de tamarindo, hasta una magdalena de lima, naranja o leche, entre muchos otros.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top