México

EL MUSEO CASA DE LA ZACATECANA, EN QUERÉTARO.

casa de la zacatecana

Francisco Castellanos J,

QUERÉTARO, MEXICO, agosto 21.– Bella, hermosa, Suntuosa es la Casa de la Zacatecana o El Museo Casa de la Zacatecana es albergado por una casona del Siglo XVII, y muestra una colección de arte decorativo que abarca porcelanas, cristalería, muebles, arte sacro, pintura, escultura, entre otros artículos que van desde la época virreinal hasta principios del Siglo XX. 

A principios del Siglo XIX una pareja proveniente de la ciudad de Zacatecas, llegaron a habitar el recinto. 

En Querétaro una de las leyendas más populares es la de ‘La Zacatecana’, una mujer que presa de la desesperación presuntamente cometió homicidio y luego murió apuñalada en su casa, en la que por mucho tiempo se creyó que se escuchaban ruidos y pasaban cosas extrañas.

La colección fue reunida por el Lic. José Antonio Origel Aguayo, apasionado coleccionista que decidió fundar el museo en este inmueble lleno de historia y leyenda. A su muerte, una asociación civil se hizo cargo de que el museo siguiera funcionando como hasta ahora.

La exposición que se exhibe es permanente, está dispuesta en once salas y muestra arte decorativo. 

Este tipo de arte se encarga del diseño y ornamento de objetos que generalmente son principalmente utilitarios, cuando se ha puesto empeño en que un objeto no sólo cumpla una función específica sino que además adorne el espacio donde ha sido colocado.

Asimismo se expone gran variedad de pinturas y esculturas que en su mayoría son arte novohispano. 

De entre los muchos ejemplares, destaca una obra realizada por el autor Miguel Cabrera, ubicada en la segunda planta donde se retrata al Cristo del convento de Santa Teresa.

 De las esculturas presentadas, resalta una pieza procedente de Michoacán, un Cristo crucificado, realizado posiblemente con caña de maíz.

Para complementar la colección que se expone, el inmueble narra también la leyenda de la que fue participe en el siglo XIX, y cuyo misterioso ambiente proporciona un atractivo más para el visitante.

Sala 01  Lic. José Antonio Origel Aguayo 

La sala principal del Museo está decorada con una Sala estilo Luis XVI, estos muebles eran comunes en nuestro país, durante el siglo XIX en la época porfiriana.

LEYENDA DE “LA ZACATECANA”

El recinto que hoy ocupa el museo, existe en medio de una atmosfera de misterio, que es posible apreciar al momento de visitarlo. 

La razón, como diversos documentos históricos señalan, así como el relato del escritor Valentín Gómez Frías, da cuenta de un suceso que se vivió en la casona que actualmente ocupa el museo. 

La leyenda comienza con una pareja proveniente de Zacatecas, que atraída por los negocios de la minería se estableció en Querétaro. Eran vistos como un matrimonio pudiente y feliz cuando visitaban la plaza o la iglesia. 

Él viajaba mucho por negocios y ella se quedaba en casa con los sirvientes, se cree que por la soledad que sentía por los largos viajes de su marido, la Zacatecana, comenzó un romance con uno de sus criados y al regreso de su esposo le ordenó al sirviente que lo matara. 

El amante la obedeció y lo asesinó, ellos continuaron con su romance, pero al comenzar las habladurías de la gente, ya que el marido no regresaba de un supuesto viaje de negocios, ella decidió matar a su amante y enterrarlo junto con su marido. 

Posteriormente, ella apareció apuñalada en su casa, nunca se supo quién lo hizo, pero al entender el adulterio el pueblo decidió colgarla y exponerla en el balcón de su casa. 

No tenían hijos, y ocuparon el lugar acompañados únicamente por la servidumbre de confianza.

Por motivos de trabajo, el esposo debía salir constantemente de viaje y la “Zacatecana”, como fue conocida la esposa, debía quedarse prácticamente sola. 

Estas acciones dieron como resultado que las malas lenguas la tacharan de infiel. 

Verdad o no, lo cierto es que al poco tiempo el marido desapareció y no volvió saberse de él. Todo pudo haber quedado en el olvido, si no hubiera sido por lo que pasó después.

En el museo se explica que la leyenda es falsa, que ella no fue infiel ni fue asesina, pero la gente aún piensa lo contrario.

Tiempo después se encontraron los cuerpos del criado y el esposo en un estado severo de descomposición. 

Actualmente, la finca donde habitó es el Museo Casa de la Zacatecana, una joya arquitectónica del siglo XVII ubicada en Santiago de Querétaro, que muestra una gran colección de arte de la época virreinal hasta inicios del siglo XX. 

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top