México

Historia de los uchepos Tamal de maíz tierno envuelto en hojas) de Santa Fe de la Laguna, Michoacán

Francisco Castellanos J.

Santa Fe de la Laguna, Mich., julio 20.-  Santa Fe, es un poblado p’urhépecha michoacano muy particular, está al lado del Lago de Pátzcuaro, por la carretera vieja a Quiroga. Nogales, fue fundado como pueblo hospital por Vasco de Quiroga, Tata Vasco como todavía es recordado, el 14 de septiembre de 1533 en el lugar que Uayameo ocupara en la época prehispánica. 

 En Santa Fe de la Laguna se puede apreciar la Huatápera (lugar de reunión), es decir, el antiguo hospital, en donde se conserva la silla obispal que ocupara Quiroga. Santa Fe de la Laguna es famosa por la bella artesanía de barro negro que producen sus alfareros.

Entre las delicias gastronómicas que ofrece Santa Fe preparadas con maíz criollo, es decir, libre de los transgénicos a los que se oponen las comunidades p’urhépechas de Michoacán, tenemos los uchepos  que, como nos informa José N. Iturriaga, “son unos pequeños tamales en hoja de elote, dulces por ser precisamente de elote tierno, que pueden hacerse con leche o con agua y lo más usual es condimentarlos con canela”. 

Si visitas la zona lacustre de Michoacán es un imprescindible comer pescado blanco, preparado al gusto, y antojitos como corundas -tamales de forma triangular que se sirven con frijoles, carne de puerco en salsa roja y crema-, uchepos -tamales de elote tierno-, enchiladas morelianas y las variedades de pozole. 

Tampoco puede faltar el Churipo, cocido de carne de res en caldo de chile guajillo, y la Olla Podrida, hecha con aguamiel, carne de puerco, de res y de pollo, verduras y especias. Para terminar, toma un café de olla con un rico ate de guayaba, deliciosas morelianas o chongos zamoranos.

Los uchepos, se pueden comer bañados con mantequilla y con rajas de chile poblano a un lado; con crema o queso en chile verde de tomate.  Vale mencionar que a los uchepos se posibilita el servirlos solos.

Los tamales son un alimento netamente mexicano y su preparación varía según las regiones del país, y en su elaboración se emplean varios productos. Se acostumbran para el desayuno y la cena, acompañados de atole, café, leche o chocolate, pero se consumen también en las comidas, sobre todo en la forma llamada tamal de cazuela. 

Se prefiere el atole para acompañarlos, pero esta modalidad cambia de acuerdo con las costumbres de cada zona.

Se envuelven en hojas de totomoxtle o mazorca o también en hojas verdes de milpa, de plátano y de aguacate.

Historia de la Cocina y la Gastronomía

Historia de la cocina, los alimentos, gastrónomos y restaurantes 19/7/2020 Historia de los uchepos de Santa Fe de la Laguna, Michoacán | Historia de la Cocina y la Gastronomía https://www.historiacocina.com/es/los-uchepos.

Hay que  resaltar que los uchepos, tamales p’urhépechas, forman parte del patrimonio cultural tangible e intangible de los michoacanos, es un elemento identitario de esa bella provincia mexicana.

Gloria López González, presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, manifestó que la cocina tradicional es un proceso cultural pero también social y no hay nada más noble en un país que su patrimonio cultural, que es lo que nos permitirá salir delante de los momentos más difíciles. 

María Inés Dimas Carlos, cocinera de Santa Fe de la Laguna, sostiene que “las cocineras purépechas compartimos recetas con la gente para compartir también nuestra cultura”. 

 Las veces que he visitado su zona lacustre he podido saborear los uchepos y comprobar, con mis observaciones, que sí se trata de elote tierno el que se emplea cuando son preparados, lo que le da su peculiaridad a este platillo que forma parte de la cultura gastronómica del pueblo indígena p’urhépecha, dice Martha Delfín Guillaumín

“Para el futuro son preocupaciones clave la sustentabilidad de la producción agrícola intensiva en energía y sustancias químicas, y su capacidad de adaptarse a cambios climáticos y a la creciente demanda de alimentos de las poblaciones humanas que van en aumento”.

No obstante, el reto de alimentar a toda la gente de la tierra en el siglo XXI tiene que enfrentarse haciendo mayor hincapié en la contribución potencial del conocimiento indígena y femenino.

Eusebio Dávalos Hurtado, en su obra Alimentos básicos e inventiva culinaria del mexicano, comenta “que en México existen no menos de setecientas formas de comer el maíz”. 

 Para mi familia y para mí es una suerte que entre esta multitud de variedades se cocinen los uchepos con un maíz criollo tan tierno en un lugar bello como Santa Fe de la Laguna. 

Las personas que lean este artículo, cuando anden por esa población, de veras que no dejen de disfrutarlos.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top