Nacionales

Instan a indocumentados familiares de militares a usar beneficio migratorio

(EFEUSA).- Organizaciones comunitarias y abogados de inmigración instaron hoy a indocumentados familiares de miembros de las fuerzas armados, o veteranos, que aprovechen un beneficio migratorio existente que les permite legalizar su situación sin tener que salir del país, antes de que la Administración Trump decida cambiar las reglas.

“Hay cientos de indocumentados que podrían beneficiarse, pero que no tienen la información o están temerosos. El Gobierno puede decidir cambiar las reglas y se perdería una excelente oportunidad”, advirtió hoy a Efe Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana.

El beneficio conocido como “Parole In Place” (PIP, en inglés) permite a los familiares directos de los militares (padres, cónyuges o hijos menores de 18 años) poder realizar los tramites de legalización dentro del país y los exime de pagar la multa de mil dólares, detalló a Efe el abogado de inmigración, Fernando Romo.

La directriz fue establecida por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) en el 2013, bajo la Administración del expresidente Barack Obama.

“Fue una orden del expresidente para ayudar a los militares y veteranos, pero desde el comienzo de esta Administración se ha rumoreado que puede ser derogada”, indicó Romo.

La mexicana María de la Luz Ramírez es una de los tantos parientes de militares que se ha visto favorecida en estos tres años de la implementación del PIP, ya que su hijo, Jesús Reyes Ramírez, hace parte del ejercito desde el 2014.

Ramírez, de 48 años de edad, ingresó al país de forma indocumentada hace más de 20 años y es madre de tres hijos todos estadounidenses.

Cada vez que trató de legalizar su estatus por ser madre de un ciudadano estadounidense -por ser el mayor quien la está ayudando- los abogados le advertían que tenía que salir del país a solicitar un perdón y esperar que el Gobierno lo aprobara.

“No me podía exponer a salir, me arriesgaba a quedarme afuera y quién iba a cuidar a mis hijos”, explicó.

Gracias al PIP, la inmigrante está en proceso de ajustar su estatus para poder obtener su residencia permanente.

“Al principio me daba miedo pero ya tengo mi permiso de trabajo y todo va bien gracias al esfuerzo de mi hijo”, indicó.

Saucedo insistió en que no solo los familiares de militares activos se pueden favorecer de este beneficio, sino también los familiares de veteranos.

Durante una rueda de prensa, la organización mostró el caso del veterano Felipe Lozano, quien a sus 75 años está legalizando a su esposa Carolina Lozano, de 74 años.

Lozano, nacido en San Bernardino, California, perteneció al ejercito estadounidense en la década de los 60.

“El PIP permite que un veterano pueda hacer la petición, sin importar cuándo perteneció a las fuerzas militares, lo importante es que su salida haya sido de manera honorable”, indicó Romo.

Detalló que los inmigrantes convictos de crímenes violentos y con órdenes de deportación previa no serían cobijados con esta medida.

No obstante, la regulación del USCIS puede ser modificada por el Gobierno de Trump y si hay una orden de hacer cambios, el proceso duraría al menos seis meses mientras se realizan consultas al público, por eso los defensores de los inmigrantes están alentando a aquellos que puedan ser favorecidos a informarse para hacer sus peticiones lo más pronto posible.

“Estos cambios no son retroactivos, así que el Gobierno debe respetar las solicitudes hechas con anterioridad”, agregó Romo.

La organización Hermandad Mexicana anunció que para este jueves 11 de mayo realizará en Los Ángeles un taller para dar explicaciones detalladas sobre el beneficio.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top