Salud

La pequeña glándula tiroides en tu cuello tiene un gran impacto en tu bienestar.

Cuando se habla de salud y bienestar, es probable que la glándula tiroides no sea un tema candente entre amigos y familiares. Esta pequeña glándula se pasa por alto con frecuencia, pero merece atención porque juega un papel muy importante en la salud del cuerpo, impactando cómo se ve y se siente todos los días.

Pequeña pero poderosa, la tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en la base del cuello. Produce hormonas críticas que sirven como mensajeros químicos que ayudan a regular el cerebro, corazón, riñones, hígado, piel, metabolismo, crecimiento e incluso algunas funciones del sistema nervioso.

“Asegurar que la glándula tiroides esté sana y funcione correctamente es de vital importancia para el bienestar general del cuerpo”, dijo el Dr. Felice Caldarella, presidente de la Asociación Estadounidense de Endocrinología Clínica. “Sin embargo, la enfermedad de la tiroides afecta a unos 30 millones de estadounidenses, y más de la mitad permanece sin diagnosticar porque los síntomas a menudo son similares a los signos de otras afecciones médicas”.

Afecciones y síntomas comunes de la tiroides: cuando tu tiroides no produce suficiente hormona tiroidea, tu sistema se ralentiza. Cuando produce demasiada hormona, tu sistema se acelera. Pueden surgir varios trastornos si la tiroides produce demasiada hormona (hipertiroidismo) o no lo suficiente (hipotiroidismo). También existen enfermedades de la tiroides con impacto a largo plazo, como la tiroiditis de Hashimoto, la enfermedad de Graves y la enfermedad ocular tiroidea.

Tiroiditis de Hashimoto: también llamada enfermedad de Hashimoto, es la enfermedad de la tiroides más común en los Estados Unidos. Esta afección hereditaria afecta a más de 10 millones de estadounidenses y es aproximadamente siete veces más común en las mujeres. La enfermedad de Hashimoto implica la producción de células inmunes y autoanticuerpos por parte del sistema inmunológico del cuerpo que pueden dañar las células tiroideas y comprometer tu capacidad para producir hormona tiroidea. La enfermedad de Hashimoto puede provocar hipotiroidismo en algunos pacientes, pero no en todos, que tienen autoanticuerpos.

Enfermedad de Graves: la enfermedad de Graves es causada por el sistema inmunológico que ataca por error la tiroides, lo que hace que se vuelva hiperactiva. Se desconoce por qué sucede esto. La enfermedad de Graves es la causa más común de hipertiroidismo en los Estados Unidos y tiene siete veces más probabilidades de afectar a las mujeres.

Enfermedad ocular tiroidea: la enfermedad ocular tiroidea es un trastorno autoinmune que hace que tu sistema inmunológico ataque por error los tejidos detrás de los ojos. Hasta la mitad de las personas que padecen la enfermedad de Graves pueden desarrollar enfermedad ocular tiroidea con el tiempo.

Si la tiroides no funciona correctamente, puede afectar todos los aspectos de la vida de una persona. Algunos signos comunes de enfermedad de la tiroides incluyen:

* Cambios de peso inexplicables
* Depresión, ansiedad o sentimientos de irritabilidad.
* Cambios en la memoria o la capacidad de concentración.
* Dolor o debilidad articular o muscular
* Fatiga o dificultad para dormir
* Latido cardíaco rápido o irregular
* Períodos menstruales irregulares.
* Cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento.
* Sensación de calor o frío inusual

Cómo controlar tus tiroides en casa

Una simple y rápida revisión del cuello de la tiroides en casa puede ayudarlo a detectar bultos o agrandamientos que pueden ser una afección de la tiroides. Todo lo que necesita es un espejo de mano y un vaso de agua. Comienza sosteniendo el espejo en tu mano, enfocándote en el área frontal inferior de tu cuello, justo por encima de las clavículas. Tu glándula tiroides se encuentra en esta área de tu cuello.

Luego, mientras se enfoca en esta área en el espejo, inclina la cabeza hacia atrás. Toma un trago de agua y traga. Mientras tragas, mira tu cuello para ver si hay protuberancias en esta área cuando tragas. Recordatorio, no confundas la nuez de Adán con la glándula tiroides. La glándula tiroides se encuentra más abajo en tu cuello, más cerca de la clavícula.

Si observa bultos, hinchazón o protuberancias en esta área, o tiene síntomas de preocupación continuos, consulta a tu profesional de la salud o un endocrinólogo. Un endocrinólogo es un médico que se especializa en enfermedades y afecciones relacionadas con las hormonas, incluidas todas las relacionadas con la glándula tiroides. Recuerda, aunque la enfermedad de la tiroides suele ser una afección de por vida, se puede controlar. Visite\a AACE.com/Thyroid para obtener más información sobre la salud de la tiroides y encontrar atención endocrina cerca de ti. También puedes visitar el canal de YouTube de AACE para ver una serie de videos educativos sobre tiroides.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top