Internacionales

“No debe haber refugios de fuga ni países que no cooperen”, afirma el juez Moro

(EFE).- El juez brasileño Sergio Moro afirmó hoy en Lima que “no debe haber refugios de fuga ni países que no cooperen” en las investigaciones de corrupción destapadas en Brasil y que implican a otros países de la región, a raíz del escándalo de “Lava Jato” que él investiga en su país.

Invitado como expositor principal en el seminario “Corrupción y estado de derecho”, Moro agregó que la justicia de Brasil ha adoptado una postura de colaboración jurídica necesaria para la investigación, que tiene ramificaciones a nivel regional.

“Esta corrupción sistémica es un cuadro vergonzoso, pero no es un problema exclusivo de empresas de Brasil, sino que involucra a quien pagó y a quien recibió” el soborno, dijo el magistrado sobre el intrincado sistema de pagos indebidos de varias empresas estatales brasileñas.

Moro recordó que existen acuerdos con grandes contratistas que tienen repercusiones fuera de Brasil, que habían pagado beneficios indebidos para hacerse de proyectos de infraestructura.

“Nuestras perspectiva es que la postura de las empresas que reconocieron los delitos es un comportamiento que debe estimularse”, indicó.

Una de esas empresas es Odebrecht que declaró haber pagado 29 millones de dólares en sobornos en Perú entre 2005 y 2014, y uno de cuyos directivos afirmó haber entregado una coima de 20 millones de dólares al expresidente Alejandro Toledo (2001-2006).

“Hay sanciones por las que van a responder, no debe ser castigada más, sino será un desincentivo” para otras empresas en similar situación, precisó Moro.

El juez federal destacó que varias empresas involucradas en los delitos de corrupción salieron de su postura inicial de negación a asumir sus responsabilidades, a través de acuerdos de colaboración.

“Se comprometieron a indemnizar al Tesoro Público, poner a disposición las pruebas y dejar estas prácticas”, lo cual según Moro “representó un gran avance en las investigaciones y una actitud loable”.

El magistrado dijo que lo preocupante de sus investigaciones por el caso “Lava Jato” fue descubrir que “en casi todos los contratos de Petrobras habían reglas de juego sobre el pago de beneficios indebidos, que implicaban el pago de 1 a 2 % de cada contrato”.

Dado que los contratos de la petrolera brasileña eran por miles de millones de dólares, esa cantidad destinada a sobornos era “enorme”, acotó.

De acuerdo al esquema descubierto por los investigadores, el 50 % de las coimas iba a funcionarios de Petrobras y el 50 % a funcionarios políticos o el financiamiento político de partidos.

“Lo más perturbador fue confirmar que estas prácticas se extendían a otras empresas controladas por el gobierno” brasileño, declaró.

Desde 2014 a la fecha se han juzgado en Brasil 17 casos que implican sobornos, por los cuales se han condenado a cuatro exdirectivos de Petrobras con cuentas en el exterior, así como a varios expertos de lavado de dinero y algunos directivos de empresas contratistas, dijo Moro.

Al menos un exgerente de Petrobras decidió colaborar con la justicia y se comprometió a devolver 98 millones de dólares que estaban en cuentas del exterior y fuera del alcance de las autoridades, señaló.

Moro opinó que “el escenario actual es incierto, han surgido nuevos casos, pero no sabemos el alcance” de esas nuevas investigaciones.

El magistrado explicó que la corrupción afecta la confianza en el funcionamiento de la democracia y el estado de derecho, además de alejar a los inversionistas que no quieren participar de un mercado que consideran viciado.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top