Latinoamerica

Noches de jarana y gastronomía en un mismo sitio; El Museo de la Gastronomía Yucateca

dance

Francisco Castellanos J.

Mérida, Yuc., septiembre 18.– Hacer vivir a los visitantes una experiencia integral que conjuga historia, tradiciones, cultura, olores y sabores es el objetivo del Museo de la Gastronomía Yucateca, un espacio en el que todo ello es posible, gracias a que es un restaurante con un museo en el que se muestran y recrean por medio de varias chozas las tradiciones de la región, para luego deleitar el paladar con los platillos típicos.

Con este propósito, desde el  14 de febrero promovieron las danzas regionales con las “Noches de jarana”, que se presentarán todos los jueves a las 19 horas, anuncia Enrique Linage Rosado, propietario del negocio, quien añade se hizo una alianza con la Dirección de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Mérida para promover y preservar las costumbres de Yucatán, como lo es el baile de la jarana.

La intención es que los visitantes extranjeros, nacionales y locales puedan apreciar a grupos de niños y jóvenes, dirigidos por expertos maestros en danza regional, ejecutar con gran destreza la riqueza heredada de los antepasados.

La Jarana es un ritmo musical que sintetiza la mezcla interracial e intercultural, así como el ánimo popular en la península de Yucatán. Es una manifestación artística de gente alegre, cadenciosa y bulliciosa. Es también un baile zapateado o “valseado”, según su métrica; de seis octavos o tres cuartos, respectivamente. Se ejecuta en parejas pero no tiene pasos fijos ni diferencia entre hombre y mujer. Se trata de un ritmo festivo que se usó como entrada o fuga en muchas mezclas musicales durante la época del virreinato y así prevalece hasta la fecha.

Antropológicamente, no se tiene establecido su origen, aunque las referencias sugieren a la capital del Perú. Se presume que nació como un frenesí alusivo a la nueva composición social, a la mezcla de razas, al llamado “nuevo mundo”.

En Yucatán, Quintana Roo y Campeche se comparten muchas tradiciones, entre ellas, la música y el baile, aunque cada región tiene acentos particulares, influencias españolas, africanas, mayas; por ende, existe una rica variedad de composiciones en torno a la jarana. En Campeche, cuya capital amurallada recibió esclavos, lujos novohispanos y tendencias de las modas continentales y ultramarinas, la Jarana contó además con una alternativa rítmica en las fiestas de los Palmares. Se trata de un baile de influencias gitanas; una danza animada muy extendida por todo México: el Jarabe.

Tal es el caso del jarabe criollo, del que se cuenta es una de las composiciones más viejas entre los jarabes mexicanos y que fue inspirado por las campanadas de llamada a misa; o el jarabe gatuno, que en su momento se calificó de indecente y obsceno. Otro de los jarabes campechanos rescatados del tiempo y la censura fue el cubano. Un zapateado corto y frenético mezclado con vals de giros rápidos y amplitud de escena, mismo que concluye con un fuerte golpe de tacón y un desplante al público para reclamar aplausos.

El patio interior del Museo de la Gastronomía Yucateca será el espacio donde se presenten los bailarines, quienes danzarán al ritmo de los bailes típicos de la entidad.

dance

Cada jueves recibirán a un grupo distinto de jaraneros provenientes de los 23 Centros de Desarrollo Integral (CDI). Hoy en la inauguración de las “Noches de jarana” participarán bailarines del CDI “Sara Mena de Correa” .

Al hablar del concepto del Museo de la Gastronomía Yucateca, Enrique Linage destaca que la meta no es únicamente que los visitantes disfruten de una maravillosa comida sino que vivan una experiencia integral, en la que primero recorrerán los salones que integran el museo, donde podrán ver la historia de la gastronomía yucateca, desde sus orígenes prehispánicos hasta la fusión con los ingredientes y elementos traídos de Europa, que dieron paso a la comida criolla.

Todo ello se muestra por medio de fotografías y cédulas con información en español e inglés, y múltiples elementos que permiten ver y palpar los ingredientes y utensilios que se usaron y, en el caso de algunos, todavía se usan en la elaboración de los platillos típicos de la región.

Luego del recorrido, el visitante llegará a la tienda donde se venden artículos y productos elaborados por artesanos y productores locales, tales como bolsos, sombreros y abanicos pintados o bordados a mano, calabazos, ropa típica, libros de gastronomía yucateca así como sal recolectada en Celestún, en tres versiones: espuma de sal, flor de sal y sal rosa, además de hoja de ramón deshidratada que sirve para hacer té, un sustituto de café y harina de ramón.

El área de cocción es el patio trasero, donde hay varias chozas que muestran los ingredientes con los que se hacen los recados rojo, negro y verde. En jícaras se tiene los distintos ingredientes que se pueden ver y oler, para despertar los sentidos antes de degustar los alimentos. También hay una choza en la que se puede ver a una mujer hacer las tortillas a mano.

El menú del restaurante incluye sopa de lima, sopa de betabel, frijol especial de la casa, papadzules de longaniza, panuchos, salbutes, vaporcitos, brazo de reina, poc chuc, parrillada, caldo de pavo, dzik de res, pan de cazón, queso napolitano, caballero pobre, dulce de papaya con queso de bola, entre otros.

El horario del museo es de 12 a 23 horas de domingo a jueves; y de 12 del día a 1 de la mañana los viernes y sábados. Para las “Noches de jarana” se sugiere reservar mesa para tener una mejor visibilidad del espectáculo, al teléfono 518-16-45.— Iris Ceballos Alvarado

Dirección: El Museo de la Gastronomía Yucateca de ubica en la calle 62 No. 466 entre 55 y 57 del Centro.

El menú: El menú del restaurante incluye platillos típicos de la región como cochinita, relleno negro, escabeche oriental y mucbilpollo, que se cocinan enterrados ahí mismo, de modo que los comensales pueden ver el proceso alrededor de las 2:30 de la tarde todos los días.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top