Inmigración

Organizaciones sociales marchan a la sede del Ministerio de Trabajo argentino para pedir la subida del sueldo mínimo

(EFE).- Organizaciones sociales argentinas marchan hoy a la sede del Ministerio de Trabajo en Buenos Aires para reclamar un aumento del sueldo mínimo y que se les incluya en una mesa de negociación que reunirá esta tarde a representantes del Gobierno, el empresariado y los sindicatos.

Convocadas por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), cientos de manifestantes se concentraron este martes con pancartas y tambores en el céntrico obelisco porteño, desde donde se dirigieron hacia la cartera laboral.

Allí, tienen previsto instalar “ollas populares” -comedores callejeros-, sumándose así a las casi mil personas que, según los organizadores, llevan acampando desde última hora del lunes frente a la sede del ministerio, donde esta tarde se celebra el Consejo del Salario, convocado por el Gobierno argentino.

Tanto los que pasaron la noche allí -que en su mayoría pertenecen al Frente de Organizaciones en Lucha (FOL)- como los que llegan hoy reclaman lo mismo: un lugar en la mesa de negociación y un salario mínimo que esté por encima del umbral de la pobreza.

Actualmente, este último se ubica en los 8.060 pesos (485 dólares), mientras que el costo de la canasta básica está en torno a los 14.000 (843 dólares), según cifras oficiales.

“El salario mínimo debe alcanzar los 15.000 pesos (900 dólares) y no puede estar por debajo de la canasta básica. La cuenta es clara: si el Gobierno sigue ajustando y no garantiza que la gente pueda cubrir sus necesidades básicas, seguirán aumentando las ya alarmantes cifras de la pobreza y la indigencia”, señaló Barrios de Pie en un comunicado.

En ese sentido, consideran que dejar a los movimientos sociales “afuera de la discusión” significa “darle la espalda a quienes menos tienen”.

Los manifestantes denuncian que la pobreza continúa avanzando en las zonas más humildes del país y los cooperativistas y trabajadores de la “economía popular” sufren un “deterioro” de su calidad de vida, provocado por el descenso del empleo y el aumento de las tarifas de los servicios públicos.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top