Nacionales

Revueltas en la Investidura de Biden

EFE

El Pentagono y el FBI en alerta por planes para a los 50 capitolios estatales y el Congreso de Washington entre el 17 y el 20 de enero

Se planeó abiertamente en las redes sociales. En paralelo al pasmo por el fracaso en la prevención, crece la preocupación por un segundo ataque cuyos indicios son igual de claros. Los foros de ultraderecha planean nuevas acciones que culminen en la llamada Marcha del Millón de Milicias el 20 de enero, día de la investidura de Joe Biden.

“Luchar como en el infierno”, les animó el presidente Trump. “Tengamos un juicio por combate”, les dijo su abogado Rudy Giuliani. Y el senador Josh Hawley saludó con el puño levantado a las masas mientras avanzaban hacia el Capitolio. Pero los ánimos de los manifestantes venían caldeados desde casa. Y numerosas pruebas halladas en el Capitolio y en las redes sociales indican que al menos una parte de la turba asaltante seguía un plan relativamente bien definido.

El FBI, según un informe interno al que tuvo acceso la cadena ABC, “ha recibido información de un grupo armado identificado que pretende viajar a Washington el 16 de enero”. “Han advertido”, añade el informe del buró, “de que si el Congreso intenta apartar al presidente a través de la enmienda 25 habrá una enorme revuelta”. “Se están planeando protestas armadas en todos los 50 capitolios estatales desde el 16 hasta el 20 de enero, y en el Capitolio de Washington del 17 al 20 de enero”.

El Pentágono también “está al tanto de más amenazas posibles por parte de potenciales terroristas” en los próximos días, incluido el 20 de enero. Así se lo expresó el secretario del Ejército, Ryan McCarthy, al congresista Jason Crow en una conversación telefónica cuya transcripción ha hecho pública el legislador demócrata, miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Las fuerzas de seguridad, según le dijo McCarthy al congresista, se incautaron en las inmediaciones del Capitolio de armas de fuego, cócteles molotov, artefactos explosivos y bridas, “lo que indica que se evitó por poco un desastre mayor”. El congresista le expresó a McCarthy su “profunda preocupación” por las informaciones que aseguran que “miembros del Ejército en activo y en la reserva estuvieron implicados en la insurrección”.

La posibilidad de un segundo ataque también fue mencionada por Twitter, en el comunicado en que anunciaba la suspensión de la cuenta del presidente Trump. “Ya han empezado a proliferar en y fuera de Twitter planes para futuras protestas armadas, incluida la propuesta de un segundo ataque al Capitolio de Estados Unidos y a los Capitolios estatales el 17 de enero”, dice el comunicado. La compañía considera que los dos tuits del presidente el viernes que llevaron a la “suspensión permanente” de su cuenta, aunque el tenor no era explícito en su incitación a la violencia, “pueden inspirar a otros para replicar los actos violentos que tuvieron lugar el 6 de enero”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top