Internacionales

Socialista Lenín Moreno asume la presidencia de Ecuador, promete diálogo y apertura

El socialista Lenín Moreno asumió el miércoles como presidente de Ecuador con la promesa de mantener los planes sociales que sacaron a millones de la pobreza y la economía ligada al dólar que instauró hace una década su popular antecesor, pero con un estilo mucho más conciliador con los distintos sectores.

El administrador de 64 años ganó la presidencia del pequeño país petrolero en un disputado balotaje, respaldado por las millonarias obras, la estabilidad política y el fuerte carisma de su aliado político Rafael Correa.

“Desde hoy, el futuro. Soy el presidente de todos, me debo a todos, respeto a todos. Trabajaré para que nadie se quede atrás”, dijo Moreno en su silla de ruedas tras prestar juramento como nuevo presidente en un acto en la Asamblea Nacional.

Para los próximos cuatro años, Moreno dijo que continuará luchando por los pobres con un plan social integral para niños, jóvenes y adultos mayores, que incluye educación, servicios de salud y vivienda gratuitas y nuevos subsidios directos, con el fin de erradicar la pobreza extrema.

Y prometió un cambio de estilo basado en el diálogo y una apertura al sector privado frente al modelo confrontacional y personalista de su antecesor, quien después del evento se sintió mal y fue llevado al hospital. Su movimiento político confirmó que Correa se encontraba en “buen estado de salud”.

“Todos, absolutamente todos, formaremos parte de un ineludible diálogo nacional, profundamente enriquecedor”, agregó reconociendo que estaba “asustado” por el reto, poniendo a su discurso una cuota de humor, que él reconoce ha sido su terapia para el dolor que le provoca su paraplejia.

A los medios de comunicación, uno de los sectores más cuestionados por Correa, les ofreció una relación “fresca, fluida y dialogante” y pidió corresponsabilidad a la oposición y a todos los sectores para impulsar los cambios.

“Estamos dispuestos a aceptar la invitación a dialogar y a construir consensos. La convocatoria al diálogo es una señal positiva y da un mensaje de conciliación”, dijo el opositor alcalde de Quito, Mauricio Rodas. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top