México

Tras 14 años, se hizo justicia en el caso de la periodista Lydia Cacho; Ingresan a Mario Marín, exgobernador de Puebla, al Cereso de Cancún.

Francisco Castellanos J.

CANCÚN, QUINTANARO.- Luego de que fuera detenido en Acapulco el “Gober Precioso” Mario Marín Torres, exgobernador de Puebla, a bordo de una suburban blanca, ingresó pasada la medianoche a la cárcel de Cancún y, horas más tarde, fue presentado ante el Juzgado Segundo de Distrito, para enfrentar cargos por la autoría intelectual de la tortura en agravio de la periodista, Lydia Cacho Ribeiro. 

Prófugo durante un año y 10 meses, el exmandatario estatal fue detenido en un domicilio ubicado en Acapulco, Guerrero, por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), quienes cumplimentaron la orden de aprehensión librada en diciembre pasado por el Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito, radicado en Cancún. 

Horas después, Marín Torres fue trasladado a esta ciudad y arribó al Aeropuerto Internacional a medianoche, bajo un fuerte dispositivo de seguridad. 

A las 12:53 horas -de Quintana Roo- el político, amigo del empresario Kamel Nacif -también prófugo- ingresó en segundos al Centro de Readaptación Social, a bordo de una suburban blanca, con placas T-39-ACT, seguida de otras cuatro camionetas que se estacionaron en el exterior del inmueble. 

De acuerdo con Aracely Andrade, abogada de la escritora de “Los Demonios del Edén”, en las próximas horas Marín Torres será presentado ante el Juzgado Segundo de Distrito, que habrá de resolver si se le dicta o no el auto de formal prisión por el delito de tortura, en agravio de Cacho Ribeiro. 

La periodista es también víctima de desplazamiento forzado desde julio de 2019, cuando un par de sujetos allanó su casa, asesinó a sus dos perras, revolvió sus pertenencias y robó material de trabajo “altamente sensible”, acción que fue interpretada por sus asesores en seguridad, como un claro mensaje sobre el nivel de riesgo que corría la activista. 

La irrupción en su domicilio ocurrió luego de que el 11 de abril de ese mismo año, el Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito, radicado en Cancún, librara órdenes de aprehensión en contra de Mario Marín, Kamel Nacif y el exdirector de la Policía Judicial de Puebla, Adolfo Karam. 

Mediante un amparo, se ordenó la revisión de dichas órdenes, dejándolas sin efecto, hasta que la misma magistrada del Primer Tribunal, María Elena Suárez Préstamo, las obsequió nuevamente en diciembre de 2020. 

El cargo que se imputará al “gober precioso” -llamado así por Kamel Nacif- es el de tortura, cuya pena alcanza los seis años de prisión. 

La acusación es hecha por la Fiscalía General de la República (FGR), cuya actuación se desprende de una resolución histórica del Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Ginebra, que en agosto de 2018 reconoció que el gobierno mexicano violentó los derechos humanos de Lydia Cacho. 

En dicha resolución, se exigió al gobierno mexicano, además de la reparación del daño a la escritora, procesar a los responsables por la tortura a que fue sujeta el 16 y 17 de diciembre de 2005, cuando fue detenida y llevada a de Cancún a Puebla, por agentes judiciales.

Aquella detención fue orquestada por Marín y Nacif –“el Rey de la Mezclilla”- en venganza por la publicación de “Los Demonios del Edén”, que documenta la operación de una red de trata de personas en la modalidad de pornografía infantil y explotación sexual, cuya cabeza era Jean Succar Kuri, sentenciado a 112 años de cárcel e interno actualmente en la prisión de Cancún. 

La investigación de Cacho Ribeiro reveló los vínculos entre el pederasta y el empresario textilero, quien la demandó por difamación y calumnias. 

A Mario Marín se le acusa de haber intervenido a favor de Nacif, para que la entonces procuradora de Puebla y el sistema judicial de su estado, hicieran lo necesario para concretar la detención de Cacho Ribeiro en Cancún y su traslado a Puebla vía terrestre, trayecto de más de dos mil kilómetros durante el cual fue víctima de tortura. 

Mario Marín Torres, acusado de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho, durmió esta noche en la misma cárcel en donde se encuentra interno el empresario, Jean Succar Kuri, sentenciado a 112 años de prisión por el delito de pornografía infantil y corrupción de menores. 

“Nunca pensé que viviría para verlo”, expresó, en referencia al hecho de atestiguar la aprehensión y probable enjuiciamiento de Marín Torres, “el gober precioso”, mote que -recuerda- le fue puesto por Kamel Nacif, el empresario que le pidió darle un escarmiento a la periodista por haber publicado el libro Los Demonios del Edén, que lo vincula con Succar Kuri, cabeza de una red de trata de personas. 

“Succar es el origen de esto que está viviendo Mario Marín. Ahí comenzó todo y todos escuchamos cómo él y Kamel Nacif -en aquellas grabaciones del 14 de febrero de 2006- se pusieron de acuerdo para orquestar la venganza en contra de Lydia (Cacho)”, dijo la abogada.

Andrade Tolama indicó que una vez que el exmandatario poblano, quien se mantuvo prófugo de la justicia durante meses, llega a la cárcel, es revisado médicamente para luego ahí pasar la noche. “Van a estar juntos, pero no revueltos”, manifestó la abogada, refiriéndose al ex gobernador y a Succar Kuri. 

El jueves 4 de febrero fue presentado -virtual o presencialmente- ante el Juzgado Segundo de Distrito, radicado en esta ciudad, como parte de la primera diligencia de la causa penal 26/ 2018, por tortura, cuya pena alcanza los seis años de prisión. 

“Su detención es una primera victoria, pero eso no significa que se haga justicia”. Y agrega: “Al ser un delito grave, si se le dicta el auto de formal prisión, enfrentará el proceso en la cárcel y estaríamos solicitando que fuera trasladado a un penal de máxima seguridad”. 

Después de darse a conocer la detención del exgobernador de Puebla, Mario Marín, la periodista Lydia Cacho expresó en sus redes sociales que lleva 14 años buscando justicia por haber sido torturada por el exfuncionario.

A través de sus redes sociales, la también escritora detalló que la Fiscalía General de la República le notificó directamente sobre la captura del exgobernador Mario Marín.

Lydia Cacho ha señalado que el exdirector de la Policía de Puebla, Hugo Adolfo Karam, también es buscado por la Interpol y los “tres fueron parte de una red de autores intelectuales de mi tortura, fui torturada por haberle dado voz a cientos de niñas y niños que fueron explotados sexualmente en una red de trata en la que traían a gobernadores, senadores, empresarios para explotar sexualmente a niñas y niños de entre 4 y 13 años”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top