Detroit Today

Ex convictos, pastores y policías partiendo el pan y trabajando juntos en la comunidad.

Darryl Woods es un hombre con la misión de lograr un cambio dramático y duradero en Detroit.

A los 18 años, dice que fue a comprar marihuana dentro de una casa de narcotraficantes donde ocurrió un asesinato, y él cargó con la culpa.

“Me condenaron a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional; una sentencia de muerte mientras estaba encarcelado. Fui sentenciado a morir en prisión ”, dijo Woods.

Como tantos otros hombres afroamericanos condenados injustamente, dice que no hubo justicia para él.

“Yo no cometí el asesinato. No participé en el homicidio ”, dijo Woods. Sin embargo, pasó 29 años tras las rejas antes de que los tribunales lo escucharan.

“Tuve que sufrir el ser condenado por algo que no hice. Mi caso fue revocado en 2003 por el juez Crockett, quien dijo que fui condenado injustamente ”, dijo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top