Leyendas de Mexico

La historia del autobús fantasma de Toluca número 40; si te subes ya no regresas.

Toluca es un sitio lleno de historias y leyendas, sin embargo, algunas de ellas son realmente trágicas y aterradoras, tal es el caso del autobús fantasma de Toluca.

¿Qué son las leyendas?

Las leyendas son historias que nacen de hechos reales que han pasado de generación en generación por personas que presenciaron los sucesos o que les ha tocado ser parte de alguna experiencia paranormal, cuenta Ata Díaz.

Cuenta la leyenda que hay quienes se suben al camión y nunca regresan, mientras que otros que suben al autobús fantasma de Toluca nunca llega a la terminal. Antes de continuar el viaje, el conductor ordena al último pasajero bajar del vehículo en un sitio de la carretera si no quiere que su parada final sea la muerte.

El autobús número 40

Hace muchos años casi a principios de los años ochenta un autobús de pasajeros con el número 40 se encontraba realizando un viaje de Toluca hacia Ixtapan de la Sal, sin imaginar el destino que le esperaba.

En esos tiempos las carreteras eran realmente estrechas y sus curvas bastante peligrosas con terribles acantilados a los costados.

Una noche, todos los pasajeros del autobús número 40 de Toluca se encontraban durmiendo en total paz sin imaginar el aterrador final de su viaje, una tragedia que dio origen al autobús fantasma de Toluca.

El autobús fantasma de Toluca

El chofer que manejaba el autobús fantasma de Toluca hacia Ixtapan de la Sal ya conocía el camino, sin embargo, en esta ocasión sería diferente pues el viaje se salió de control aunado a una espesa lluvia que caía esa noche.

La lluvia era densa, los truenos cada vez se escuchaban más fuertes y las luces del camión no alcanzaban a alumbrar todo el camino.

El chofer intentó controlar el autobús en cada curva que pasaba pero la tragedia sucedió, el vehículo se había quedado sin frenos.

Tragedia al volante

El vehículo comenzó a descender poco a poco, el conductor no lo pudo controlar más y el ambiente de paz que se respiraba dentro del autobús terminó.

Pronto el silencio se convirtió en un ambiente de terror, gritos y miedo era lo que se respiraba en el autobús y en ese momento sucedió lo inevitable, el autobús fantasma de Toluca se fue a un barranco.

Los segundos pasaron lentamente para todas las personas dentro del autobús que caía hacia las profundidades del acantilado, algunos pasajeros murieron al instante sin saber que ese sería su último viaje.

Mientras otros que lograron sobrevivir murieron calcinados debido al incendio que ocurrió después sin que nadie se percatara del terrible suceso de esa noche.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top