Tradiciones Mexicanas

Semana Santa Cora en Nayarit fifu; historia y tradición.

Foto/Texto Francisco Castellanos

Francisco Castellanos J.

Descubre la original Semana Santa cora.

En el estado de Nayarit, los “judíos” o “borrados” son un grupos de jóvenes que, durante las fiestas que celebran la Semana Santa, representan a un ejército de demonios nocturnos (de la fertilidad), que andan semidesnudos o pintando su cuerpo El Cristo-Sol (personaje fundamental de esta celebración) es personificado en esta región por el Niño Nazareno, y la tarea de los judíos es perseguirlo.

Después de múltiples intentos, el Viernes Santo se logra capturar y simbólicamente se le tiene que dar muerte.

El Sábado de Gloria se invierte la situación. Cristo resucita y los demonios se autodestruyen o regresan al río de donde habían salido al principio (del ritual).

En casi todas las comunidades coras (grupo étnico nayarita) se realiza esta festividad. A las comunidades de Jesús María del Nayar y Santa Teresa del Nayar acuden más visitantes porque en éstas se tiene la ventaja de que son más accesibles.

En la Mesa del Nayar la ceremonia es espectacular pero no se permiten la presencia de forasteros.

El pueblo cora, autonombrado como na’ayarij, habita en su mayoría en la porción noreste del estado de Nayarit. Su territorio abarca parte de los municipios Del Nayar, Acaponeta, Rosamorada, Ruiz y Tecuala, siendo asentamientos importantes Santa Teresa, Jesús María, Mesa del Nayar y Huaynamota. Esta región, conocida como Sierra del Nayar, se localiza en la parte nororiental del estado de Nayarit, colinda con Sinaloa, Durango, Zacatecas y Jalisco. 

Los datos más antiguos de la existencia de los coras provienen de informes del conquistador Nuño de Guzmán, quien recorrió las tierras bajas de la Sierra Del Nayar en 1531. Actualmente, según información CDICONAPO, se estima que los integrantes de los hogares coras son un total de 24,390, de los cuales más de 16 mil son hablantes del cora. 

De la población indígena del país, son quienes tienen una mayor pobreza y marginación.

Desde 1581, la historia cristiana se conformó por episodios reiterados de fuertes intentos de sometimiento político religioso. La abrupta topografía y la dispersión de asentamientos obligó a los conquistadores a realizar numerosas incursiones con el fin de congregar y convertir a los coras a la religión católica.

Después de más de un siglo de intentos evangelizadores, en 1722 los jesuitas finalmente pudieron penetrar en territorio nayarita permaneciendo en territorio cora tan sólo 45 años, dejando misiones que posteriormente ocuparon los franciscanos. 

A pesar de que el contacto con los evangelizadores fue muy corto y conflictivo en comparación con el proceso de evangelización de otros pueblos indígenas, el pueblo cora se apropió de elementos del catolicismo y les asignó un significado compatible con sus códigos preexistentes, con El Costumbre, resultando, si se puede decir, un catolicismo cora. 

Así, múltiples ceremonias se modificaron y adaptaron para recrear su propia cultura, entre ellas La Judea.

La Judea o Semana Santa Cora es una práctica cultural que se realiza en la región Cora Alta de Santa Teresa, Dolores, Mesa del Nayar, San Francisco y Jesús María; así como de la Cora Baja como San Juan Corapan, Presidio de los Reyes, Mojocuautla, Rosarito, San Juan Bautista, San Blasito, Huaynamota, en el estado de Nayarit .

Al parecer esta escenificación de la semana santa católica sustituye la ancestral práctica cora del mitote guerrero, que les fue vedada desde que fueron conquistados. En la ‘Relación breve y verdadera de algunas cosas de las muchas que sucedieron al padre Fray Alonso Ponce en las provincias de la Nueva España’, de 1587, se menciona un hecho que podría ser el antecedente de la tradición de los Borrados (los Judíos de la Semana Santa) pues se describe ‘una danza de negros’ que posiblemente ejecutaban indios embijados que bailaban ‘al son de un tamboril y una flauta’.

Click to comment
To Top