México

Pueblos de tierra caliente pide SOS a la ONU en carta para que intervenga.

Mediante un escrito firmado por los pueblos de la Tierra Caliente de la región del Valle de Apatzingán, los habitantes piden desesperadamente la intervención de la Organización Mundial de las Naciones Unidas, ONU, para frenar la violencia que  azota a la región, pues ya es “insoportable la violencia”. El SOS es también para la  Comisión Interamericana de los Derechos Humanos  y a la opinión Pública:

“Los habitantes de los municipios de Michoacán sitiados por la violencia, hemos decidido levantar la voz y pedirle a la ONU y a todos los organismos internacionales de Derechos Humanos, que volteen a vernos y en medida de sus posibilidades, intercedan por nosotros para que el gobierno de México haga algo por frenar el escenario de sangre en el que nos encontramos envueltos”.

“Desde hace dos años, pero con mayor crueldad en las últimas semanas, hemos quedado en medio de una sanguinaria ofensiva del Cártel Jalisco Nueva Generación, en la que por un lado, miles de familias han tenido que abandonar sus hogares y su patrimonio construido por décadas, ante las amenazas, ataques y asedio del crimen organizado”.

“Por otro, también estamos quienes hemos recibido a esas familias desplazadas y que han huido a diferentes municipios para refugiarse y buscar ayuda humanitaria. Los municipios de Coalcomán y Tepalcatepec han sido el blanco de los criminales que sin razón, nos han robado a los habitantes la tranquilidad, nuestro ganado, nuestros cultivos, nuestras casas, el alimento, y en algunos casos la vida”.

 Y advierten que como sociedad, hemos sido víctimas, pero también solidarios con nuestros hermanos, ante el abandono de los gobiernos estatal y federal. “Nosotros no somos criminales. Somos seres humanos que en este momento nuestro único alimento y el pan de cada día, son las balas asesinas que también roban el sueño a nuestros hijos”.

“Cada vez hay menos alimentos y menos posibilidades de salir vivos de esta situación. O nos matan los criminales, o en poco tiempo el hambre y hasta el Covid-19, porque las familias tienen que vivir hacinadas en refugios, bodegas o casas, así que no les sorprenda una masacre”. También explican en la misiva que cada día  hay menos comida, menos comercios abiertos “y más familias que hemos quedado en la desprotección. Estamos en un estado de guerra, en el que impera el que tiene mejores armas como pasa en otras partes bélicas del mundo”.

“Por eso es que rogamos, a nombre de los habitantes de los municipios atacados, la intervención pronta de la Organización de las Naciones Unidas y de los organismos Internacionales, así como una vez más, del Estado Mexicano, para que intervengan y frenen la violencia antes de que sea muy tarde”.

“También pedimos que se atienda a las miles de familias que han quedado en el abandono, entre ellos, muchos niños de ciudadanía estadounidense que no tienen donde dormir, donde comer y donde vivir”.

“Nosotros no queremos más muertos, más heridos, ni más familias desplazadas, porque no somos gente armas. Somos agricultores, amas de casa, niños, profesionistas, comerciantes, jóvenes, estudiantes, jornaleros, ancianos y mujeres que lo único que defendemos es una vida digna, en paz y en libertad”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top