México

Operativo de la Guardia Nacional e INI agrede y amenaza a migrantes, activistas y periodistas.

 La mañana de este miércoles alrededor de 400 elementos de la Guardia Nacional y otros 500 del Instituto Nacional de Migración (INM) agredieron a migrantes, periodistas y activistas en una nueva redada en Mapastepec, Chiapas.

La segunda caravana, conformada por más de 500 personas –entre las que había mujeres embarazadas y niños, que iniciaron su camino el lunes–, fue dispersada con agresiones físicas, contó el reportero Eduardo Torres, corresponsal del estado, en W Radio. Según cuenta Torres, los agentes salieron sin que nadie los percibiera previamente y se fueron contra migrantes, con golpes, y amenazas, armados con toletes y escudos.

Tanto periodistas, como elementos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y activistas fueron agredidos con la intención de que no documentar las agresiones contra la caravana de migrantes.

Al ver que los migrantes trataban de esconderse en algunos domicilios del municipio, los elementos de migración irrumpieron en varias casas en búsqueda de aprehenderlos, lo cual afectó también a los pobladores de Mapastepec. Continúa operativo de las autoridades del Instituto Nacional de Migración y Guardia Nacional en Mapastepec

El corresponsal de Chiapas negó que las acciones de contención por parte de los elementos de la Guardia Nacional y del INM fueran parte de un programa social, como había mencionado el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que son agresiones directas hacia todos los presentes con “todo el propósito de dañar”.

Esto se suma a la serie de redadas que han habido contra las caravanas de migrantes en los últimos días. Tan solo el martes, agentes del INM  lanzaron un operativo contra la segunda caravana, que se encontraba en el centro urbano de Mapastepec. Un número indeterminado de personas fue arrestado y se desconoce su paradero. Entre los congregados había población haitiana y centroamericana, con mujeres embarazadas, niños, niñas y adolescentes y bebés de pocos meses. Los agentes llegaron con unidades antimotines y “perreras”, que es como se conoce a los vehículos del INM en los que se introducen a los migrantes detenidos.

El 28 de agosto también hubo una redada en la carretera Tapachula-Arriaga, en donde se reportó que elementos de las fuerzas de seguridad formaron equipos antimotines para cerrar el paso y encapsular a la caravana, comenzando a detener a las personas haciendo uso excesivo e ilegítimo de la fuerza. Ante esto, el Instituto Nacional de Migración suspendió a dos de sus agentes por “actuación indebida” 

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top